Los referentes históricos que inspiraron a Brain McClellan - Trini Vergara

Somos lo que quieres leer

Brian McClellan se inspiró en personajes históricos como Julio César, Arthur Wellesley, o Napoleón para crear a Tamas, el mariscal de campo que protagoniza Promesa de sangre. Lo contó él mismo cuando la novela vio la luz en su idioma original. Reproducimos a continuación el texto.

«Las leyendas del Rey Arturo despertaron mi imaginación cuando era niño. La majestuosidad de su corte, la magia, la intriga, la política, la guerra civil y las inmensas batallas. Todo fue tan interesante e increíble, y mi yo de diez años se decepcionó muchísimo cuando supe que, de hecho, no era real. A medida que fui creciendo, aprendí sobre personajes históricos que eran tan fascinantes como el Rey Arturo y mucho más reales. Aquí están algunos de mis favoritos: 


Julio César 

Tuvo una vida tumultuosa. Fue orador, político y militar. Sobrevivió a las purgas políticas, siendo capturado por piratas, y en un momento fue un sumo sacerdote de Júpiter. Conquistó la Galia e invadió Gran Bretaña. Plutarch afirmó que los ejércitos de César mataron a un millón de hombres y esclavizaron a muchos de nuevo durante esa campaña, aunque el número probablemente sea propaganda. 

Provocó una guerra civil en Roma, de la que finalmente salió victorioso, y pasó a poner en marcha reformas muy necesarias con el objetivo de fortalecer el gobierno central de Roma y reducir la corrupción. Instituyó el nuevo calendario Juliano, que fue la base del que todavía usamos hoy. 


Arthur Wellesley 

Ingresó en el ejército británico como alférez a la edad de dieciocho años. Veintiséis años después fue mariscal de campo y poco después se le concedió un ducado, convirtiéndose en el primer duque de Wellington. Luchó en guerras en todo el mundo y se desempeñó como primer ministro en Gran Bretaña, ganándose el apodo de ‘Duque de Hierro’ por su determinación política. 

Fue el mayor enemigo de Napoleón Bonaparte en la Campaña Peninsular y dirigió las tropas que derrotaron a Bonaparte en la Batalla de Waterloo. 


Napoleón Bonaparte 

Es sumamente interesante pensar en un hombre que podría haber perdido no una, sino dos guerras, y aún ser conocido como uno de los mayores comandantes militares de todos los tiempos. Ascendió en las filas del ejército francés y finalmente dio un golpe de estado, instalándose como primer cónsul y más tarde emperador de Francia. Era conocido por su destreza militar y a menudo derrotaba a ejércitos numéricamente superiores. 

Inició reformas civiles que incluyeron el avance por mérito y la libertad religiosa, así como leyes escritas y accesibles al hombre promedio, reformas que se mantuvieron en su lugar después de su derrota final. Tenía una mente aguda para la política y la popularidad que complacía al pueblo más que a la aristocracia establecida. 

 

La mayoría de nosotros vivimos nuestras vidas sabiendo que no tendremos mucha influencia en el gran esquema de las cosas. Eso es normal. Con tantos miles de millones de personas en este planeta, ¿cómo podríamos? Sin embargo, hay personas que lo cambian todo. Estos son los impulsores y los agitadores, los grandes generales y estadistas. Mirando hacia atrás en algunos de estos hombres, y viendo su huella en la historia, uno podría creer que fueron fuerzas de la naturaleza

El mariscal de campo Tamas, el protagonista de Promesa de sangre, surgió porque quería crear a alguien así. Es un hombre imperfecto que hace cosas malas por buenas razones, y las hace a una escala monumental. En la mayoría de las historias, él sería el villano. Tamas no es el villano de esta historia, pero no es un santo. No pretende serlo. Hay suficiente sangre en sus manos para ahogar una ciudad y habrá más antes de que termine. 

Hay un poco de cada uno de esos tres hombres en Tamas. Como César, es amado por sus tropas y por la gente. Como Wellesley, es un hombre terco conocido por su determinación. Como Napoleón, dio un golpe de estado, y tanto sus amigos como sus enemigos respetan su destreza militar. Al igual que ocurre con los otros tres, da forma al mundo que lo rodea». 

 

Fuente: Orbit Books

Libros del autor