‘La influencer’, un thriller psicológico que explora el lado oscuro de las redes sociales - Trini Vergara

Somos lo que quieres leer

«Hoy hago un parón, hoy me voy. Necesito reconstruirme, necesito abrazarme y cuidarme para volver. Me siento perdida y necesito encontrar el camino para recuperar mi alegría y volver a reconocerme, volver a ser yo y volver a quererme». 

Así se dirigía hace unos días a sus seguidores Dulceida, una de las influencers españolas que arrasan en Instagram.  

Otro caso parecido es el de Laura Escanes quien también avisaba a sus seguidores de que iba a estar desconectada durante un tiempo de las redes sociales, e incluso llegó a desinstalar la aplicación de Instagram de su teléfono. «Muchas cosas en muy poco tiempo y no puedo fingir que soy fuerte siempre», aseguraba en Twitter la famosa modelo española, pareja del publicista y presentador de televisión Risto Mejide

Y se podrían añadir algunos casos más, todos ellos bajo un mismo denominador común: el tener que batallar con los haters que a veces son más fieles que los propios seguidores. 

Pero cuando de las muestras de odio se pasa al acoso, las redes sociales muestran su lado más oscuro, y si no que le pregunten a Florencia Carnero, la influencer argentina conocida como @pupinamente que se vio obligada a denunciar a un fan por perseguirla durante meses y crear perfiles falsos en las redes sociales para intentar acercarse a ella. 

Para las marcas, una de las tendencias más candentes del marketing de los últimos años ha sido contar con influencers para llevar a cabo sus estrategias comerciales. Así es como muchos han podido hacer de estas colaboraciones su principal fuente de ingresos. Pero, a la vista de la casuística que vamos conociendo, la dictadura del like no les sale gratis

¿Qué sacrificamos cuando hacemos pública nuestra vida privada? ¿Qué pasa si perdemos el control sobre a quién dejamos entrar en ella?  

Esas son algunas de las cuestiones que se plantean en La influencer, primera novela de Ellery Lloyd, pseudónimo tras el que se esconde la pareja de escritores formada por Collette Lyons y Paul Vlitos. Ellos evidencian, además, el riesgo que se puede llegar a correr al compartir a través de Instagram, prácticamente en tiempo real, algo tan sensible como la maternidad.  

Esta historia está narrada desde tres ángulos: el de Emmy, @mama.sin.secretos, que con más de un millón de seguidores no solo comparte su vida, sino el día a día de sus dos hijos pequeños. Gracias a ello la familia goza de una posición económica más que saneada y se ve cegada por los regalos de las marcas que inundan la casa cada día. En su exitosa vida juega un papel fundamental Irene, su agente, cuyo ojo comercial la hace capaz de detectar cualquier momento de la cotidianidad familiar monetizable, aunque para ello tenga que mentir su representada.    

Dan es el marido de Emmy, escritor mediocre que lleva años sin publicar nada, y cuya voz narrativa a veces contradice la versión de su esposa cuando expone su parecer sobre los hechos. Muestra una gran dosis de cinismo ante los logros de ella. Lo cierto es que «ninguno de los dos previó la velocidad a la que esto despegaría, (...), si terminamos con todo eso ahora, no hay forma de que podamos pagar las cuentas», llega a decir en un momento dado esta mamá influencer.     

El tercer narrador es una seguidora anónima de @mama.sin.secretos a quien guarda un terrible rencor. El acoso no cesa, sigue todos sus movimientos, y no se pierde ni un solo post de los que publica Emmy. Ella se ha vuelto su obsesión, la odia con todo su ser y tiene preparado un intrincado y cruel plan para destruirla. Las razones de todo ello son descubiertas por el lector a medida que avanza la novela, al tiempo que asiste a constatar cómo el vertiginoso éxito de esta mamagramer o instamama, como se prefiera, se convierte en una amenaza no solo para su matrimonio, sino para su propia moral y la seguridad de su familia.  

«Hemos querido mostrar las dos caras de la moneda de las redes sociales, la mala y la buena, pero este libro de ninguna manera pretende despreciar a los influencers o al trabajo que hacen», advierten los autores de La influencer

Por momentos, algunas de las decisiones de la protagonista nos producen rechazo como lectores, pero es innegable que eso es lo que hace que el personaje exhiba su lado más humano. 

Y es que al fin y al cabo hablamos de personas, de esas mismas que a través de sus negativas experiencias digitales están consiguiendo que la salud mental deje de ser un tabú. Por cierto, hasta por ser pioneras en este sentido pagan un alto precio.

Libros del autor