'Pecados mortales', nuestro primer thriller nórdico - Trini Vergara

Somos lo que quieres leer

Hablar de un thriller y acompañarle de nórdico como calificativo, es propinarle un plus a la obra en cuestión.

Lo que parece no haber sido tan frecuente hasta ahora es que la pluma corresponda a una mujer. Pero ejemplos como el de Maria Grund hacen que tengamos que desterrar esa percepción, y no solo por que sea sueca.   

En algunos países como España, tradicionalmente se ha otorgado un papel secundario a las escritoras de género negro. Esto ha provocado la ausencia de referentes, y seguramente en esa escasez radique, en parte, el éxito de escritoras como Carmen Mola. Sin embargo, en el género criminal nórdico, las escritoras tienen papeles protagónicos, encabezan las listas, reclaman premios y defienden a otras escritoras, así como a personajes femeninos de carácter diverso. Esa fuerte presencia del talento femenino, contribuye a que las páginas de una novela sean frecuentadas por féminas que muestran una gama completa de emociones, capaces de ser tanto heroínas como villanas.   

Desde una perspectiva feminista, cabe resaltar el hecho de que la femme fatale ha dejado de representar el papel principal en el género negro; las mujeres ya pueden aspirar a ser investigadoras o detectives, como es el caso de Sanna y Eir, protagonistas de Pecados mortales, primera novela de Maria Grund. Porque, como bien dice ella misma, «las mujeres son cada vez más visibles y se les permite ser más cosas. No son solo bonitas y cariñosas, ni solo villanas sociópatas, sino que pueden encarnar identidades complejas, incluso poco fiables».    

En Pecados mortales, primer thriller nórdico que aterriza en nuestro catálogo, llama especialmente la atención la relación que se establece entre las dos policías, Sanna y Eir. Al principio parece que la primera salva de sus demonios a la segunda, pero, conforme avanza la historia, todo indica que es al revés, aunque ante todo rezuma apoyo mutuo. 

Grund pone encima de la mesa temas tan candentes y actuales como el suicidio entre la población más joven. La historia de Mia, en su novela, «es la historia de una adolescente que decidió terminar con su propia vida porque nadie la escuchó. A solas con sus demonios, no vio otra salida que dejar que la muerte la tomara de la mano», aclara la autora. Los crímenes que narra son truculentos. A siete niños les roban parte de su infancia al hacerlos partícipes de los rituales más macabros, en escenarios aparentemente inofensivos por estar custodiados por ministros de la Iglesia.  

Todo eso y mucho más podrás leer en Pecados mortales. Por cierto, Maria Grund no es ningún seudónimo; tampoco se ha presentado al Planeta, pero su novela ha sido considerada como el Mejor Debut del Año, según la Academia Sueca de Detectives.

Libros del autor